martes, 14 de septiembre de 2010

DECÍAMOS AYER...

¡¡¡Comienza el VOLUMEN 2 DE RESEÑAS DE IDENTIDAD!!!!


¡Ejem!


¡EJEM!


¡EJEM!: CLAPCLAPCLAPCLAPCLAPCLAPCLAPCLAPCLAPCLAP......


Vale, dejo de aplaudirme.
Son los incómodos silencios del monólogo cuando no sabe si el lector está entendiendo la broma o no.

No estoy muy seguro de hasta donde llegaré con este volumen 2 de Reseñas de Identidad pero tengo claro que procuraré dejarlo en cuanto crea que leer estas líneas es una perdida de tiempo para vosotros o para mi.
Algún amigo me ha preguntado que por qué no actualizaba. Otros han dejado incluso algún post. Hubo incluso quien me llamó al teléfono pensando que tras ese silencio se escondía algún problema serio.
No.
Simplemente hay momentos en los que la fe en lo que uno hace flaquea y entonces, salvo que tenga un compromiso concreto con un editor, lo más sencillo, lo más deseable y hasta lo más inteligente es dejar eso que ya no le aporta tanta satisfacción.
No se trata de que las reseñas, entrevistas o artículos que haya podido escribir en los últimos meses no merecieran ser escritas (o leídas). Más bien al contrario: han servido para que siga creyendo que escribir me aporta algo... pero si sólo hubiera dependido de mi estado de ánimo, no habría escrito ninguno de ellos.
Vuelvo con energías renovadas y sin promesas de ningún tipo, más allá de aseguraros que trataré de crear contenidos que me parezcan dignos de ser leídos, contenidos que de un modo u otro hablen de mi a través de mis lecturas, mis actividades o las de mis amigos.
Hoy comienzan las Jornadas del Cómic de Avilés y este fin de semana me pasaré por allí, como cada año. Habrá fotos y comentarios en próximos posts pero lo mejor es que si podéis vayáis y comprobéis vosotros mismos por qué tanta gente tan distinta habla tan bien de Avilés.
Por cierto, el dibujo de la faldilla de arriba es mio. Es el hecho de que sea mio lo que le otorga el derecho a estar ahí, no su escasa calidad. Acabo de comprar una tabletita gráfica y estoy jugando con ella pero aun no tengo ni pajolera idea de cómo hacer nada. Mi intención es ir sustituyendo la cabecera periódicamente, haciéndola algo más dinámica.
Respecto al título de la entrada, hago referencia a la frase con la que Fray Luis de León comenzaba sus clases en la Universidad de Salamanca y que inmortalizó al usarla en su vuelta a las aulas tras cinco años encarcelado (su delito: traducir el Cantar de los Cantares al castellano). Siempre me hizo gracia la anécdota por la elegante tenacidad que mostraba.

7 comentarios:

Mikel dijo...

Dale, dale a la tableta! Y bienvenido de vuelta!

Alex (AleSatel) dijo...

pues nada, bienvenido de vuelta y que usted lo pase bien por Avilés :)

David dijo...

Bienvenido otra vez. El dibujo no está mal. Yo diría que hasta has salido favorecido (je,je).

El delito de Fray Luis además de ese que comentas debió tener su origen en el hecho de que era más listo que los demás profes de la Uni, y la envidia es muy mala compañera (además de su origen judío y traducir directamente otras cosillas de la biblia hebraica, claro, que eran otros tiempos).

Un abrazo.

Koldo Azpitarte dijo...

De nuevo,muchas gracias a quienes estais ahí leyendo estas líneas.
David: el dibujo es malo, amateur pero no pretende ser otra cosa.
Como alguno de vosotros ya sabe, he dibujado y publicado cómics en mi juventud. Luego me di cuenta de que no era suficientemente bueno y dejé de dibujar...para un público.
No soy un dibujante frustrado sino uno felíz en su amateurismo.
Nadie nos prohibe a los malos dibujantes el placer de dibujar, lo que sería deseable es que todos fueramos conscientes de cual es nuestro sitio.

Santiago García dijo...

¡Rebienvenido! Me alegro, sobre todo, si significa que has superado algún bachecillo anímico (lo de crisis espiritual suena un poco a crossover de superhéroes místicos).
¡El dibujo mola!

Antonio dijo...

Manda guëbs que me tenga que enterar por tu blog que te has comprado una tabletita. Como te molan los cachivaches...
Al menos tu niña sabrá darle más uso que tú. La próxima felicitación navideña la quiero en formato digital :D

Julián Glez. Aréchaga dijo...

Alégrome! Te recupero tras la resaca avilesina. Nos leemos.